Vol.2 Nº2, agosto-octubre 2003, ISSN 1690-0723




El papel de las bibliotecas nacionales (BNs) en la Sociedad de la Información y el Conocimiento será el tema de nuestra atención. Ante todo, nos permitimos recordar que las BNs son: Proveedoras de información organizada sobre sus respectivos países, como respuesta a quienes tengan interés en profundizar en el conocimiento de los mismos y, además, promotoras del buen funcionamiento y desarrollo del resto de las bibliotecas.

Asimismo, conviene destacar que, la sociedad de la información se caracteriza por el uso intensivo de información (organizada) como recurso indispensable para la producción de conocimientos y, finalmente, debemos tener presente que el nuevo paradigma del desarrollo se basa en la producción y aplicación de nuevos conocimientos.

En resumen, podríamos decir que las bibliotecas y, en particular, las nacionales, son productoras de información organizada, insumo indispensable para la generación de nuevos conocimientos. En tal sentido, si realmente estamos interesados en contribuir al desarrollo de nuestros países, deberíamos poner mucho más atención en los aportes propios de las bibliotecas. Pero, dentro de esta perspectiva, cuál es la importancia particular de las BNs.

Si planteamos en otros términos lo dicho más arriba tendríamos que, de acuerdo al concepto aprobado por la Conferencia Mundial Directores de Bibliotecas Nacionales, éstas tienen dos grandes funciones: la de preservación y acceso a la memoria documental de sus países y la de normalización y asistencia técnica al resto de las bibliotecas; en ABINIA les agregaríamos otra, derivada de las ya mencionadas, la cual consiste en la coordinación de acciones con otras bibliotecas y la complementariedad en el acceso y uso de la información disponible en cada uno de estos servicios. Todo lo cual nos llevaría a visualizarlas como servicios que van mucho más allá de su tradicional función de ser depositarias de la memoria documental de sus respectivos países. De manera tal que, su interrelación con otros servicios bibliotecarios de sus países o del resto del mundo vía Internet, les permite poner a disposición de los investigadores y estudiosos cualquier tipo de información que requieran, especializada o multidisciplinaria, para la producción de nuevos conocimientos.

A manera de conclusión podríamos decir que sin la información organizada producida por las bibliotecas, bajo el liderazgo de las nacionales, difícilmente se produciría un verdadero desarrollo. Pero para que pueda cumplirse a cabalidad tan importante responsabilidad, corresponderá, a quienes están al frente de los distintos tipos de bibliotecas, demostrar su importancia y lograr los recursos necesarios para asegurar el cabal cumplimiento de sus funciones. Es un reto exigente, pero alcanzable. El camino para lograrlo tiene como factor de éxito determinante, trabajar en función de crear una clara conciencia, en los más altos niveles de toma de decisiones del Gobierno, sobre la importancia de definir y poner en práctica políticas que promuevan el uso de la información organizada, producida por las bibliotecas, como recurso insustituible para la producción de nuevos conocimientos, es decir, para impulsar el progreso y modernización de nuestros países.

Fuente: ABINIA/ Secretaría Ejecutiva
ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 863 0557 / Caracas - Venezuela

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2003. Producido por: Seventeen Design