Vol. 2 Nº 3, noviembre 2003 - enero 2004, ISSN 1690-0723




El concepto de Biblioteca Nacional adoptado por ABINIA abarca la función tradicional de preservación y acceso a la memoria documental de los países y, además, incluye la de promover el buen funcionamiento y desarrollo del resto de las bibliotecas de los países. Dentro de esta perspectiva conviene analizar el concepto de "biblioteca nacional digital". La reciente Asamblea General de la Asociación realizada el pasado mes de octubre en Ciudad de México tuvo como tema central "Hacia la Biblioteca Nacional Digital", además, se hizo una reunión especial sobre el estado de desarrollo del proyecto "La Biblioteca Digital Iberoamericana y del Caribe". Reiteramos que este concepto de "biblioteca nacional digital" requiere ser considerado con especial cuidado, pues podría prestarse a interpretaciones equivocas.

Ante todo debe quedar clara la diferencia entre información digitalizada e información digital. La primera se refiere a información registrada originalmente en soportes bibliográficos, hemerográficos y audiovisuales y que, posteriormente, se digitaliza para facilitar el acceso a la misma por usuarios no presenciales, contribuyéndose adicionalmente a la preservación de los materiales originales, al evitarse el uso directo de los mismos. En el caso de la información digital nos encontramos con información que originalmente nace digital y, especialmente, la producida en o sobre cada uno de los países, debe incorporarse a las colecciones de la bibliotecas nacionales, como parte, cada vez más importante, de sus respectivas memorias nacionales. A nuestro modo de ver convendría mantener la denominación de "bibliotecas nacionales", precisando que sus colecciones están integradas por materiales bibliográficos, hemerográficos, audiovisuales y digitales o electrónicos. De generalizarse la denominación de "bibliotecas nacionales digitales", podría interpretarse erróneamente que éstas constituyen organizaciones distintas a las bibliotecas nacionales, lo cual podría llevar a una distorsión respecto a la naturaleza y funciones propias de estas últimas.

Si tenemos presente, tal como lo indicamos más arriba, la función de las bibliotecas nacionales, de promoción del buen funcionamiento y desarrollo del resto de los servicios bibliotecarios de los países, podríamos, consciente o inconscientemente, propiciar el establecimiento de bibliotecas públicas o especializadas digitales, distintas y separadas de estos servicios; afectándose así el acceso a los distintos tipos de información (bibliográfica, hemerográfica, audiovisual y digital), por parte de los usuarios. Las nuevas tecnologías de información y comunicaciones, deben utilizarse como medios que faciliten el uso de los contenidos existentes en los distintos tipos de servicios de información y, en particular, de las bibliotecas.

Estamos de acuerdo con la digitalización de materiales impresos previamente seleccionados por su importancia para los usuarios y como medio para favorecer la conservación de los mismos; igualmente, consideramos altamente prioritaria la incorporación de materiales digitales a las colecciones de las bibliotecas nacionales, pues, de lo contrario, estaríamos dejando grandes y crecientes vacíos de información en la memoria documental de nuestros países.

Fuente: ABINIA / Secretaría Ejecutiva
ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 863 0557 / Caracas - Venezuela

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2003. Producido por: Seventeen Design