Vol. 4 Nº 2, mayo - agosto 2005, ISSN 1690-0723



 

 
Nos ocuparemos en esta oportunidad del tema de la formación y desarrollo de las colecciones de las bibliotecas nacionales. Conviene tener presente que las colecciones de las bibliotecas y, en particular de las BNs, deben ajustarse a las necesidades e intereses de conocimiento de sus usuarios. A tal efecto, nos permitimos recordar que, en la ya comentada resolución sobre el nuevo concepto de biblioteca nacional, aprobada en la XV Asamblea General de ABINIA, realizada en octubre de 2004 en Santiago de Chile, se destacaba, entre los valores operativos de las BNs, el de lograr la “Excelencia en la atención de las necesidades e intereses de conocimiento de los usuarios y, en particular, de los investigadores y estudiosos de la realidad nacional”. En nuestro anterior editorial, señalábamos que entre éstos, habría que poner especial atención en “grupos metas, tales como: todo el que tenga interés en conocer mejor cualquier aspecto del país donde vive. Adicionalmente, los funcionarios de las distintas instituciones integrantes del Estado, comenzando por los congresistas, y quienes prestan servicios en los gobiernos centrales y sus principales dependencias. Un caso aparte sería el resto de las bibliotecas, a las cuales, el servicio que les prestarían las BNs sería, fundamentalmente, de asistencia técnica y normativa.”

Teniendo en cuenta, los requerimientos de los usuarios antes mencionados, las colecciones de las bibliotecas nacionales se integrarían: 1) Básicamente con los documentos (materiales bibliográficos, audiovisuales y digitales) producidos en o sobre los países, los cuales se adquirirán mediante el cumplimiento de las llamadas leyes de depósito legal. 2) Los documentos producidos o relacionados con los procesos regionales y subregionales de integración, de los cuales formen parte los distintos países iberoamericanos (además, materiales básicos sobre la economía, cultura y situación social, de cada uno de estos países): Mercado Común Centroamericano; Caricom, para los países del Caribe; Comunidad Andina de Naciones; Mercosur; la Unión Europea, para España y Portugal y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, para el caso de México; 3) Colecciones generales de referencia, sobre el resto del mundo y, finalmente 4) Materiales especializados en bibliotecología y el área de información, destinados a facilitar el cumplimiento de sus funciones normativas y de asistencia técnica, respecto al resto de las bibliotecas de sus respectivos países.

Estos grupos de materiales sólo constituyen una guía general sobre la formación y desarrollo de las colecciones de las BNs; sin embargo, sí asumimos su aceptación, habría que tener una clara estrategia de ubicación, selección y compra de los materiales que se adquirirían anualmente, a fin de asegurar el enriquecimiento y actualización de dichas colecciones. Esto significaría la asignación de la partida correspondiente, en los presupuestos anuales de las bibliotecas, la cual, estimamos, no debería ser menor a un 10% del total del presupuesto aprobado. Por otra parte, habría que facilitar el acceso a dichos materiales. No bastaría con asegurar su uso directo en las sedes de las BNs, sino incluir también la posibilidad de acceso a los mismos a distancia, vía Internet o mediante algún mecanismo confiable de préstamo interbibliotecario.

Como quiera que nos hemos referido a los materiales (nacidos) digitales, cuyo crecimiento y diversidad, son cada vez mayores, nuestras BNs tendrán que definir y poner en práctica, lo antes posible, políticas de incorporación de los mismos a sus colecciones. En caso contrario, correrían el riesgo cierto de dejar grandes vacíos en sus acervos documentales y, por lo tanto, no podrían atender adecuadamente los requerimientos de sus usuarios.

Por último, en el contexto de la globalización, las BNs no deberían limitarse a atender los requerimientos de sus usuarios, sólo con los materiales disponibles en sus colecciones. Tendrían que contar con referencistas capacitados para ubicar materiales en otras bibliotecas de sus respectivos países y otros países, vía Internet.



Secretario Ejecutivo ABINIA




ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 863 0557 / Caracas - Venezuela

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2005. Producido por: Seventeen Design