Vol. 4 Nº 3, septiembre - diciembre 2005, ISSN 1690-0723



 

Políticas sobre formación
y enriquecimiento de
colecciones

 
La importancia de las políticas sobre formación y enriquecimiento de colecciones en las bibliotecas nacionales iberoamericanas, será el tema de nuestra atención. Comenzaremos por recordar que las colecciones constituyen el recurso esencial de las bibliotecas; ellas, debidamente organizadas, son indispensables para atender adecuadamente las necesidades e intereses de conocimiento de sus usuarios. Por lo tanto, su formación y enriquecimiento, deben ser objeto de atención prioritaria por quienes tengan a su cargo la dirección de las bibliotecas nacionales y, en tal sentido, deben definir políticas expresas, entendidas como respuestas y guías para la acción, respecto a situaciones de especial relevancia, tal como sería el caso que nos ocupa.

Para el desarrollo de este tema tendremos presente el concepto de biblioteca nacional (BN) aprobado por ABINIA, según el cual, las bibliotecas nacionales, además de mantener su función tradicional de “compilar el patrimonio documental producido en el país o que se relacione con él, con el fin de catalogarlo, preservarlo y hacerlo accesible”, deberán cumplir funciones de: a) Prestación de servicios al resto de las bibliotecas del país y; b) Liderazgo en cuanto al desarrollo, coordinación y mantenimiento de un mecanismo nacional de cooperación entre los servicios bibliotecarios del país, que garantice, a los distintos sectores de la población, el acceso a las colecciones disponibles en dichos servicios. Nos parece igualmente pertinente, al igual que la Biblioteca Nacional de Francia, incorporar, entre las colecciones de las bibliotecas nacionales de la región, una colección, destinada al público en general, complementaria a la patrimonial, la cual, en nuestro caso, estaría integrada por materiales, impresos, audiovisuales y digitales, preferentemente representativos de las humanidades y ciencias sociales iberoamericanas. Conforme a lo arriba indicado (literal “b”), además de la colección patrimonial y la especializada en humanidades y ciencias sociales, sería deseable contar con otra colección especializada en bibliotecología y ciencias de la información, como apoyo a las bibliotecas nacionales y al resto de las bibliotecas de los países, en sus áreas de competencia.

Nos permitimos reiterar igualmente que, en las bibliotecas nacionales, la formación y enriquecimiento de sus colecciones, debe ser objeto de una política expresa, debidamente aprobada, al más alto nivel institucional de toma de decisiones. También conviene tener presente que este tipo de políticas, ayudan a definir prioridades en cuanto a la adquisición de materiales, en condiciones, de insuficiencias presupuestarias, cada vez más frecuentes. Adicionalmente, facilitan el establecimiento mecanismos de cooperación e intercambio de recursos con otros servicios, a nivel nacional e internacional. Recordemos que una política de formación y enriquecimiento de los distintos tipos de colecciones debería ser producto de un proceso que comprenda: a) Una clara justificación de la necesidad de su aprobación; b) La formulación de una propuesta en la que participen: representantes de las unidades internas relacionadas con la adquisición, mantenimiento, desarrollo y acceso a las colecciones, además de los usuarios de los servicios y c) La inclusión de mecanismos de seguimiento y evaluación de la política aprobada. En términos más concretos, sería necesario saber:
  • Cómo justificar la propuesta de política, es decir, con base a qué elementos se determina la necesidad de la política.
  • Cómo hacer para definir una política eficaz y viable.
  • Definir y poner en práctica una estrategia para lograr la aprobación de la política.
  • Implementar o realizar acciones dirigidas a convertir la política en hechos.
  • Evaluar periódicamente los resultados del cumplimiento de la política.
Respecto a las colecciones, habría que comenzar caracterizando la situación existente en un momento determinado: sí existen faltantes, sí se corresponden con los requerimientos de sus usuarios, cómo está funcionando el depósito legal. Por otra parte, determinar si los recursos asignados para la compra de materiales son suficientes; además, y muy importante, quienes son los usuarios y el grado de satisfacción de sus solicitudes. Estos datos servirán para caracterizar la gravedad de la situación actual y para definir una política que contribuya a la solución de los problemas detectados y, cuya permanencia en el tiempo, asegure la no reaparición de los mismos y la actualización y futuro desarrollo de las colecciones. De ser así, estaríamos contribuyendo, de manera significativa al fortalecimiento de nuestras bibliotecas nacionales



Secretario Ejecutivo ABINIA



[    subir    ]

 

ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 863 0557 / Caracas - Venezuela

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2005. Producido por: Seventeen Design