Vol. 5 Nº 2, junio - septiembre 2006, ISSN 1690-0723
 
 
 
Sewell", la denominada "Ciudad de las Escaleras", declarada recientemente por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad
   

193 años de historia: Biblioteca Nacional de Chile se
prepara para el bicentenario nacional

Este 2006 la Biblioteca Nacional de Chile celebra su 193 aniversario como una de las instituciones culturales más importantes del país y se une a los planes de celebración del Bicentenario Nacional. Sus proyectos se encaminan en coordinación con las aspiraciones de llegar a ser una nación plena y justamente desarrollada e integrada en la diversidad.

Pronta a cumplir 193 años de vida, la Biblioteca Nacional de Chile, principal centro bibliográfico patrimonial del país y contemporánea en su origen a las Instituciones que forjaron la nación, se prepara para celebrar este aniversario y el próximo bicentenario de del país, como protagonista activa del rescate y puesta en valor del patrimonio cultural chileno.

La exposición, "Sewell Patrimonio de la Humanidad", en el Salón Fundadores, la edición de un libro que relata la asombrosa belleza arquitectónica y las maravillas bibliográficas contenidas en la Sala Medina y las actividades y proyectos del Archivo del Escritor, son algunos de los planes que se llevan a cabo en la Biblioteca Nacional de Chile para dar curso a estas celebraciones.

"Sewell, Patrimonio de la Humanidad" en el Salón Fundadores

Del 5 de Septiembre al 31 de Octubre, el Departamento de Extensión Cultural de la Biblioteca Nacional, junto a la división "El Teniente" de Codelco, presentarán, en el Salón Fundadores, la exposición "Sewell, Patrimonio de la Humanidad".

El objetivo central de esta exposición es mostrar la historia de la ciudad minera Sewell, cuyos inicios se remontan al año 1906. Sus 100 años de existencia coinciden con la declaratoria de la UNESCO que la reconoce como Patrimonio de la Humanidad y en este contexto, la Biblioteca Nacional, se ha propuesto apoyar y participar en el rescate patrimonial de este singular pueblo minero.

La exposición gira en torno a tres aspectos que hicieron a esta "ciudad de las escaleras" acreedora de su calidad de patrimonio mundial. A partir de diversas imágenes, textos y videos documentales, el visitante podrá conocer el patrimonio urbano arquitectónico, el patrimonio minero industrial, las singulares formas de vida de sus habitantes. Es decir, aquellos elementos que conforman parte del patrimonio intangible de Sewell: costumbres y tradiciones de un pueblo asentado a más de 2.000 metros de altura y que llegó a tener más de 15. 000 habitantes.

La alianza establecida entre la Biblioteca Nacional y Codelco, se propone también a través de Extensión Cultural y el Archivo de Literatura Oral, rescatar y registrar, las fuentes orales de sus habitantes.

Se han programado una serie de talleres, desde junio hasta diciembre de 2006 y con el propósito de prolongarlos durante el año 2007, para rescatar la memoria centrada en temas relevantes de la vida cotidiana de Sewell.

Algunas de las temáticas abordadas en los talleres son: vida y cocina familiar; educación, salud y condiciones de vida; fiestas y formas de diversión; leyendas, creencias y religiosidad.

Los registros de los talleres conformarán un archivo en imagen y sonido que será conservado en el Archivo de Literatura Oral de la Biblioteca Nacional y en el Museo de la Gran Minería del Cobre, ubicado en Sewell.

Se contempla también la realización de una serie de actividades anexas: un catastro de los mineros más antiguos y de su descendencia con la finalidad de estudiar cómo ha sido el traspaso de sus historias; la construcción de un archivo especial con las fotografías más antiguas y otro con los artículos publicados en la prensa sobre los sucesos más relevantes que afectaron la vida del Campamento Sewell.

 
 
 
Vista de la parte superior de la Sala Medina, al fondo se puede apreciar la pintura "Sevilla 1826-1892", de Ramón Courtois Bonnecontre
   
Historia de las Colecciones Sala Medina

La edición "Biblioteca Nacional de Chile. Historia de las Colecciones Sala Medina. 193 años de Historia .1813-2006 ", corresponde al cuarto libro que la Biblioteca Nacional publica con la finalidad de difundir los tesoros que conserva y que son bien patrimonial de todos los chilenos.

El texto invita a conocer y descubrir el centro bibliográfico Sala Medina, que habla de nuestra identidad y nuestros lazos con el resto de América. Es una historia que vale la pena difundir y conocer, por la hermosura de sus salones y las maravillas contenidas en sus colecciones de impresos, manuscritos, mapas, fondos y archivos documentales que se almacenan con un orden que se conserva desde su creación.

Esta publicación describe lo que genéricamente se conoce como Sala Medina, que corresponde al conjunto de cuatro salones, ubicados en el segundo piso del sector principal y más noble de la Biblioteca Nacional.

El más importante de estos salones es la Sala José Toribio Medina, contigua a ella, están las Salas Alonso de Ercilla, Diego Barros Arana y la Sala del Conservador. La nobleza arquitectónica, el valor de su mobiliario y sus importantes colecciones, representan un espacio patrimonial y museográfico de primer orden.

La Sala José Toribio Medina conserva los fondos bibliográficos más valiosos de la Biblioteca Nacional. Reúne la Biblioteca Americana José Toribio Medina, Biblioteca Americana Diego Barros Arana y Museo Bibliográfico, sumando aproximadamente 40.000 volúmenes y algunas de sus obras más valiosas se consignan en los Tesoros Bibliográficos que conserva la Biblioteca Nacional.

Se estima que la alrededor del 60% de todo lo que se imprimió en Hispanoamérica colonial forma parte de la colección de la biblioteca José Toribio Medina. Además, cuenta con numerosas obras impresas en todo el mundo sobre la época colonial como Mística Teología (México 1547) .

Destacan antiguas ediciones de los primeros cronistas de América y Chile como Bartolomé de las Casas, Alonso de Ercilla, Alonso de Ovalle e Ignacio Molina y de navegantes o viajeros como Drake y Humboldt que impresionan por su deslumbrante iconografía. Incluye también un conjunto de grabados, fotografías y una mapoteca con mapas coloniales y los primeros que existen de Isla de Pascua.

La biblioteca Americana de don Diego Barros Arana que se integró a la Colección de la Sala Median en 1929, se compone de un selecto conjunto de volúmenes relativos a América y Chile, que abarcan desde el siglo XV al XIX. Su archivo de manuscritos, reunido en más de 120 volúmenes posee un alto valor histórico y patrimonial. Existen cartas y documentos tanto personales como oficiales de Bernardo O'Higgins, José de San Martín, José Miguel Carrera, Thomás Cochrane y otros importantes personajes de la historia de Chile.

El museo bibliográfico se ha ido formando desde el siglo XIX con auténticas joyas bibliográficas y que a lo largo de estos años ha ido enriqueciéndose con importantes volúmenes. Dentro de las piezas que contiene existen ediciones de libros religiosos, obras relativas al nuevo Mundo y a Chile, así como libros raros y diversos de hermosas tipografías e iconografías. Son textos antiguos editados desde la invención de la imprenta en 1450 hasta 1500.

Entre estas joyas bibliográficas destacan la Crónica de Nuremberg, impresa en 1493, a pocos meses del regreso de Colón y en la cual se atribuye el descubrimiento de América a Matías Behaim. Una edición española de Las vidas de Plutarco y una edición de la Farsalia de Lucano de 1491.

El Museo bibliográfico conserva también importantes textos sagrados manuscritos, cuya antigüedad sobrepasa los mil años, destacando una Thora hebrea. Conserva también de manera históricas proclamas de la Época de Independencia y los periódicos que le dieron vida a la prensa en Chile, comenzando por la Aurora de Chile.

Archivo del Escritor: en miras al Bicentenario

En su misión de reunir, catalogar, conservar y difundir los originales de los autores chilenos en sus diferentes soportes, el Archivo del Escritor, cuenta con 113.000 fojas de manuscritos catalogados de los más importantes exponentes de la literatura nacional como Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Gabriela Mistral.

Durante este año, tanto por vía de donaciones como por adquisición directa de la Biblioteca Nacional, el Archivo del Escritor ha logrado obtener documentos originales que le han permitido completar parte de sus colecciones y asegurar la conservación y el acceso a un material invaluable para resguardar nuestro patrimonio cultural.

En abril, la hija de Pablo de Rokha, entregó a la Biblioteca Nacional casi mil páginas con la totalidad de los manuscritos existentes del poeta. Estos textos llenaron un vacío patrimonial del Archivo del Escritor, que hasta esa fecha sólo contaba con una poética sobre su libro Fuego Negro.

Los manuscritos, entre los que se encuentran obras como Genio del Pueblo (1960); Estilo de Masas (1960) y una página titulada Neruda y yo , apéndice del libro del mismo nombre que publicó en 1955, estarán disponibles para investigadores y académicos, luego de ser restaurados y clasificados.

La adquisición, en el mes de julio, de 10 cajas de material con manuscritos, cartas, diplomas de colegio, postales y cientos de fotografías que retratan a Joaquín Edwards Bello, permitió al Archivo del Escritor cerrar el legado de este recopilador obsesivo de datos, fechas e historias.

Hoy, la Biblioteca Nacional cuenta con el legado total de Joaquín Edwards Bello, compuesto por 50 cajas con 40 mil fojas de manuscritos, diarios y más de 130 imágenes que registran el círculo familiar de este cronista y prácticamente toda su vida: infancia en Valparaíso, su estadía en Europa, los distintos homenajes que recibió y hasta su funeral.

Considerando que estas adquisiciones y donaciones no bastan para poner en valor sus colecciones el Archivo del Escritor ha programado una serie de actividades de extensión, haciéndose con ellas parte de las celebraciones del Bicentenario Nacional.

Se contemplan una a serie de publicaciones de autores denominados "mayores", que han sido relevantes en el desarrollo de la literatura nacional, y hoy olvidados o desconocidos por las generaciones actuales de chilenos. Entre estas publicaciones destacan Diarios de Juventud de Juan Emar; Aproximación a Joaquín Edwards Bello de Salvador Benadava y Carpeta Patrimonial de Andrés Sabella.

Por otra parte la edición de dos números de la Revista Mapocho, para el año 2010, centrará su temática en el Bicentenario Nacional, publicando testimonios sobre las distintas facetas del quehacer cultural de Chile.

La revista Mapocho, que se distribuye mayoritariamente entre Bibliotecas Nacionales y otras entidades extranjeras, como universidades americanas y europeas, está digitalizada y accesible en forma completa a través del Portal Memoria Chilena de la Biblioteca Nacional.

También en miras al Bicentenario y en la función de poner sus colecciones al servicio de la comunidad de investigadores nacionales y extranjeros, el Archivo del Escritor se propone entregar un servicio con la catalogación y digitalización en línea de un total de cinco autores: Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Vicente Huidobro, Jorge Teillier y Rubén Darío. Un total de 1.446 registros en línea con 3.488 fojas digitalizadas.

Biblioteca Nacional de Chile
http://bibliotecanacional.cl/

 
 
 
ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 564 3189 / Caracas - Venezuela

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2006. Producido por: Seventeen Design