Vol. 6 Nº 3 y 4, julio - diciembre 2007, ISSN 1690-0723
 
 
 
¿Deben las Bibliotecas Nacionales (BNs) buscar niveles de excelencia?
   
Creemos oportuno, en esta ocasión, desarrollar el tema de la calidad o, tal vez, para ser más precisos de la buena calidad, el cual, según la vigésima segunda edición del Diccionario de la Lengua Española , significa superioridad o excelencia. Cabría entonces hacerse la pregunta: ¿Deben las Bibliotecas Nacionales (BNs) buscar niveles de excelencia? Y, en caso afirmativo, ¿en qué consistirían estos niveles? Existen estándares aplicables a las bibliotecas públicas, aprobados por IFLA y respaldados por UNESCO, que nos permiten conocer “el deber ser” de estos servicios, respecto a la formación y renovación periódica de sus colecciones; formación profesional y técnica del personal; procesamiento técnico de los materiales; mobiliario; distribución de los distintos tipos de servicios de atención al público; (referencia, salas generales e infantiles, hemerotecas, acceso a Internet e información a la comunidad, entre otros) locales y ambientación de los mismos. En la Unión Europea existe una política dirigida a lograr altos niveles de calidad (excelencia?) en las universidades de los países miembros, con especial referencia a sus respectivas bibliotecas. Con ocasión de la XVIII Asamblea General de ABINIA, realizada en Santo Domingo, República Dominicana, del 29 /10/07 al 02/11/07, se hizo una presentación sobre el Plan de Evaluación de la Calidad de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid, a cargo de Javier Gimeno Perelló, Director de Calidad de dicha Biblioteca, en la cual se cubrieron tres aspectos: 1. Evaluación interna, 2. Evaluación externa y 3. Plan de Mejoras; de su exposición quedó evidenciada la preocupación por lograr altos niveles de calidad en la organización, funcionamiento y desarrollo de esta biblioteca, o más bien, del sistema de bibliotecas de dicha universidad. En resumen, podríamos decir que, en este riguroso proceso, está implícita la idea de que, sólo mediante la excelencia de sus bibliotecas se proporcionará la información requerida para apoyar una actividad docente de calidad, así como también, la producción de nuevos conocimientos.

En el caso de las BNS, nos parece de interés, destacar la iniciativa promovida por IFLA sobre “Indicadores de Desempeño para Bibliotecas Nacionales” (“Performnace Indicators for National Libraries”), producida por Roswitha Poll, ex bibliotecóloga jefe de la Biblioteca Regional y Universitaria de Munich, Alemania y Christine Jonsson-Adrial, bibliotecóloga Jefe de la Universidad de Knstiantad, Suecia. 30/08/06. Aquí se proponen indicadores de eficiencia, entre otros, sobre: a) Construcción de colección nacional; b) Construcción de colección de publicaciones extranjeras; c) accesibilidad de las colecciones: catalogación; d) accesibilidad de las colecciones: acceso rápido y fácil; e) accesibilidad de las colecciones: uso; f) accesibilidad de las colecciones: digitalización; g) Prestación de servicios de referencia; h) Ofrecer facilidades para el trabajo en la biblioteca; i) Construir potencialidades para el desarrollo; j) Preservar la colección; j) Cooperación internacional. Sin embargo, consideramos que habría que complementar estos indicadores con la definición de sus correspondientes estándares de calidad, a fin de poder constatar el grado de cumplimiento de estos últimos.

Aún cuando el tema de la calidad de las BNs es materia pendiente, nos permitimos remitirles al trabajo que más adelante, en este boletín, sección “Temas de Interés”, presentamos bajo el título de “LA BIBLIOTECA NACIONAL DEL SIGLO XXI” (Ajustes para responder a los grandes cambios de la información y el conocimiento). Y, en particular, a la sección identificada como: “A QUÉ TIPO DE BIBLIOTECAS NACIONALES ASPIRAMOS”. Con nuestros planteamientos, no pretendemos responder a las preguntas formuladas al inicio de este editorial: “¿Deben las Bibliotecas Nacionales (BNs) buscar niveles de excelencia?” y, en caso afirmativo, “¿en qué consistirían estos niveles?”; sólo tratamos de definir, de manera muy general, niveles de calidad alcanzables a mediano plazo y que a partir de ellos, pudiéramos plantearnos la búsqueda de la excelencia: propósito que siempre guiará nuestros esfuerzos y limitadas capacidades.

Secretario Ejecutivo de ABINIA. Noviembre de 2007

 
 
ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 564 3189 / Caracas - Venezuela 

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2007. Producido por: Seventeen Design