Vol. 8 Nº 1 y 2, enero - junio 2009, ISSN 1690-0723
 
 
 
Biblioteca Nacional de Venezuela
   
Las bibliotecas son servicios que atienden necesidades e intereses de conocimiento de los distintos sectores de la población. En el caso particular de las bibliotecas nacionales (BNs), cabe destacar que su función fundamental es la de compilar, preservar y facilitar el acceso a documentos (bibliográficos, audiovisuales y digitales) producidos en o referidos a sus respectivos países, como contribución al mejor conocimiento de los mismos por parte de la población en general y, en particular de los investigadores y estudiosos. En tal sentido, estas colecciones deberán ser lo más completas posible y, además, representativas de las distintas áreas del conocimiento producido en cada país. En cuanto a su contenido, aun cuando deberán cubrir todas las áreas del conocimiento, en el caso de las BNs latinoamericanas, se presenta un marcado predominio de materiales referidos a las humanidades y ciencias sociales. Además, respecto a la creación y desarrollo de colecciones extranjeras, se deberá responder a criterios que apunten a la calidad y pertinencias de las mismas: qué áreas geográficas cubrir (países limítrofes y/o de un sistema común de integración); cuáles áreas del conocimiento privilegiar (humanidades y ciencias sociales); cómo hacer con la selección de los materiales (exhaustiva, amplia o general). Y, especialmente, con qué recursos se contará para asegurar el enriquecimiento permanente de las distintas colecciones.

La existencia de vacíos o insuficiencias en las colecciones de las BNs repercutirá negativamente en la satisfacción de las expectativas de sus usuarios, lo cual, a su vez, llevará a distorsiones o poca confiabilidad de sus aprendizajes; o en otras palabras, podríamos decir que, la falta de calidad o pertinencia de las colecciones, puede conducir a errores en la apreciación de la realidad y, en consecuencia, a soluciones equivocadas de los problemas que nos afectan. Si la información utilizada presenta fallas, los conocimientos producidos por sus usuarios serán poco confiables y de riesgosa aplicabilidad.

Si bien es cierto que debemos velar por la calidad de los contenidos de las distintas colecciones de las BNs, es decir, por la pertinencia, relevancia y confiabilidad de los materiales que las integran, igualmente, tenemos que asegurar el acceso a otras fuentes complementarias de información. No podemos limitarnos a la información disponible en un solo servicio. La complejidad de los problemas nos exige un análisis amplio de los mismos: multidisciplinario e interdisciplinario. Hay que estar preparados para asegurar a los usuarios el acceso a la información disponible en otras bibliotecas, tanto públicas como especializadas, del país y el exterior. Además, orientarles en la búsqueda de información valiosa en Internet, que se corresponda con sus necesidades e intereses de conocimiento. En buena medida se trataría de rescatar, la idea de poner en práctica sistemas nacionales de bibliotecas, que faciliten el enriquecimiento cooperativo de las colecciones y el libre uso de las mismas a nivel nacional. Esta tarea se facilitaría mediante la aplicación de las tecnologías de información y comunicaciones (TICs); y, además, con un adecuado manejo de Internet estaríamos encaminándonos hacia la mundialización del acceso a la información.

En resumen, lo que estamos planteando es mejorar la calidad y cantidad de la información que podemos y debemos poner a disposición de nuestros usuarios.

Para terminar, nos permitimos invitarles a leer el artículo de fondo, incluido en la sección, “Temas de Interés”, titulado “FORMACIÓN Y DESARROLLLO DE COLECCIONES EN LAS BIBLIOTECAS NACIONALES: LA EXPERIENCIA DE CUBA”, el cual nos ilustra sobre la puesta en práctica, en buena medida, de los planteamientos arriba presentados. Asimismo, aprovechamos para compartir con nuestros lectores la siguiente información estadística sobre nuestra página WEB, según estudio realizado por nuestro “webmaster”: 1) De las 10.700.00 páginas referidas a bibliotecas nacionales, la de ABINIA aparece de 3ra.) 2) En cuanto a las 12.100.000 páginas sobre desarrollo de bibliotecas, la de ABINIA aparece de 2da. Para mayor información ver en este número la sección de ABINOTICIAS

Secretario Ejecutivo de ABINIA, junio de 2009

 
 
ENVIAR CORREOIMPRIMIR
Secretaría Ejecutiva / Telefax: (58 212) 564 3189 / Caracas - Venezuela 

Todos los derechos reservados. Caracas, Venezuela, 2009. Producido por: Seventeen Design