BREVE RESEÑA HISTORICA

La Biblioteca Nacional fue creada por Decreto del 20 de febrero de 1880 y Su Reglamento se dio el 28 de febrero de ese mismo año, según La Gaceta, de febrero – marzo de 1880.

En sus primeros años de funcionamiento, la Biblioteca Nacional tuvo entre sus empleados a Rubén Darío, de forma que fue en la Biblioteca Nacional, en donde Darío se familiarizo con la literatura en general y la francesa en particular y forjo su cultura literaria.

Entre las personalidades que se han desempeñado como Directores de la Biblioteca Nacional figuran: Modesto Barrios, Miguel Ramírez Goyena, Ramón Romero Martínez, Carlos Bravo, Eduardo Zepeda-Henríquez, Lisandro Chávez Alfaro, Fidel Coloma González, entre otros.

La Biblioteca Nacional ha sido objeto de varios desastres entre estos podemos mencionar: El terremoto de 1931 el cual encuentra a la Biblioteca Nacional ubicada en el costado noreste del primer piso del Palacio Nacional, el cual fue destruido, no ocasionando daños ni pérdidas en sus acervos bibliográficos.

El Terremoto de 1972, como producto de este fenómeno la Biblioteca Nacional Rubén Darío, es maltratada fuertemente tanto en su infraestructura como en sus colecciones bibliográficas, se derrumba el local donde custodiaba un total de 80,000 volúmenes que poseía su acervo cultural.

Actualmente desde el año 1997, la Biblioteca Nacional “Rubén Darío”, funciona en las instalaciones del Palacio Nacional de la Cultura y cuenta con 27,769 títulos y 49,742 volúmenes, entre los que destacan obras patrimoniales bibliograficas en los fondos documentales de la Sala Rubén Darío, el Fondo Nacional y la Hemeroteca Nacional “Manolo Cuadra”.

La Biblioteca Nacional “Rubén Darío”, cuenta como parte de su fundamento legal, con el Decreto 28-2000 Creador de la Biblioteca Nacional “Rubén Darío”, y la Ley 394: Ley de Deposito Legal de la Republica de Nicaragua.

En consonancia con las políticas culturales, la Biblioteca tiene como misión fundamental el rescate, conservación, promoción y difusión de la producción bibliográfica nacional, hemerográfica y otros formatos como parte de la memoria histórico – documental de la Nación.

Hasta hoy en día, la Biblioteca Nacional no ha contado con el presupuesto suficiente para adquirir insumos y equipos necesarios para el procesamiento, recuperación y divulgación de la información, así como conservar de forma preventiva los diferentes soportes documentales y capacitar con especializaciones profesionales bibliotecológicas al personal, para brindar servicios de calidad a los usuarios que hacen uso de estos servicios.

 
MISIÓN

Rescate, conservación, promoción y difusión de la producción bibliográfica nacional, hemerográfica y otros formatos como parte de la memoria histórico – documental de la Nación.

 
VISIÓN

Ofrecer nuevas tecnologías en los sistemas de información que logren satisfacer las demandas de los usuarios con el propósito de elevar el nivel social, económico, educativo y cultural de la población preservando además las colecciones bibliográficas hemerográficas y otros formatos en términos de seguridad, conservación, funcionabilidad y climatización.